Reporte de Servicio CMAS Coatza
CMAS Coatza > Sistema Yuribia

Sistema Yuribia

Historia y Construcción de la Presa Yuribia

La zona sur fue un punto importante en la industria petroquímica, que trajo grandes beneficios a todo el país, la llegada de operaciones del complejo Pajaritos, en 1967, y la construcción de los complejos La Cangrejera en 1980 y posteriormente el Morelos en 1988 fueron detonantes de la economía regional y nacional. Con el aumento de las actividades económicas en estas ciudades vino también un incremento importante en la población que las habitan y con ello los problemas que conlleva la continua urbanización, por ejemplo, el abasto del agua se volvió un asunto crítico de igual manera los pozos que abastecen el agua a Coatzacoalcos resultaban insuficientes, frecuentemente se contaminaban con las aguas pluviales, la continua deforestación impedía la recarga natural por los terrenos arenosos, ocasionando que algunos de los excedentes fueran vertidos al río Coatzacoalcos o al Golfo; otras más comenzaron a correr por encima de las calles y se desalojaron por donde encontrarán su curso según los desniveles del terreno, contaminando las norias que todavía en la década de 1980 estuvieron enclavadas en el vivero municipal

La producción de agua de los pozos de Canticas era de 500 litros por segundo. En 1984 la población del municipio de Coatzacoalcos era de 186,129 habitantes, por lo cual se requería de 929 litros por segundo de agua. Esa situación preocupó  ante la necesidad de buscar otras fuentes de abastecimiento. La opción del Yuribia fue considerada sobre otras dos, una de estas era la del agua del río Huazuntlán —proyecto que como ya se mencionó— fue formulado por las logias masónicas en 1937; no se le pudo dar seguimiento debido a que era fuente de agua para la refinería. La otra propuesta era trasladar agua desde la presa de Cangrejera, que almacena agua proveniente del río Uxpanapa.

En los años de 1982-1985, los técnicos de la dirección de Obras Públicas Municipales habían hecho proyectos para valorar las posibles fuentes de aprovisionamiento encaminadas hacia la sierra de San Martín. El manantial denominado como Yuribia resultó por sí solo insuficiente, pero a través de una presa, los técnicos de la dirección de Obras Públicas municipales consideraron que se podía aprovechar el caudal con otros mantos acuíferos para contar con un aforo aproximado de cuando menos 1.5 m3 /s para resolver de manera ventajosa las necesidades de Coatzacoalcos 

Construcción de la Presa Yuribia

De lo anterior resultó que a principios de la década de los ochentas en numerosas colonias de Coatzacoalcos el vital líquido en ocasiones estaba ausente por más de dos semanas, lo que generó movilizaciones sociales que consiguieron captar la atención de los respectivos gobiernos municipales y del estatal. Para garantizar el abasto de agua a Minatitlán y Coatzacoalcos se explotaron varias opciones, entre ellas la construcción de la presa Yuribia, en lo que actualmente es Tatahuicapan, en la sierra de Santa Martha, cerca de manantiales, además en la región se tienen altas precipitaciones pluviales con escurrimientos, por lo que se estimó que el abasto del vital líquido sería ilimitado.

De tal forma, la construcción de dicha presa fue la opción que ofrecía los gastos de extracción y distribución más bajos; además de permitir ampliar la red a más poblaciones. Las obras de la presa y el tendido de los ductos comenzaron en octubre de 1984 y dos años después se efectuó la inauguración que comprende los 64 kilómetros de tubería de acero que transportan el agua, pero, desde el inicio de los trabajos, hubo conflictos con los habitantes de Tatahuicapan, ya que su opinión no era atendida para realizar la obra, la presencia de los tubos en el manto acuífero fue considerada por los habitantes del lugar como un atentado contra las deidades y seres que ahí viven.